El proyecto se basó en el análisis de un producto hecho a base de azúcar, la categoría de este producto había disminuido su consumo, no solo en la región objeto del estudio sino a nivel global. “Quiero impactar positivamente mi mundo”, fue uno de los insights que nos permitieron, junto con nuestro cliente, revitalizar una categoría en plena decadencia. Las nuevas generaciones buscan impactar al mundo de manera positiva. El mercado o segmento de personas que analizamos durante este proyecto racionaliza que los cambios de afuera deben iniciar desde dentro, desde su cuerpo, su mente y sus hábitos. Logramos detectar que ellos consumen estos productos desde la influencia de un personaje dentro de su hogar y también nos dimos cuenta de tres razones clave de consumo que podrían refrescar su intención de compra. Hubo que implementar una serie de sesiones de trabajo y explicar a la fábrica y a la fuerza de ventas el cambio que deberíamos realizar para enfrentar el desafío y hoy ya se están obteniendo resultados positivos: el producto se salió de la categoría decadente para construir su propia oferta de valor. 

Nos sentimos satisfechos de tener más de 25 años aportando beneficios a las empresas que tienen productos y marcas en categorías con niveles de madurez muy duros en su ciclo de vida y que, con un análisis de mercado y trabajo en equipo, se ha logrado una rentabilidad en un lugar donde nadie había visto espacios disponibles.